Tus nuevos clientes: tus empleados

Vivimos un momento de constantes transformación en las empresas y los negocios. Tiempos líquidos, citando a Zygmunt Bauman, en los que la capacidad de adaptación a los nuevos y cambiantes escenarios ha devenido la competencia clave que los responsables del capital humano de cada organización deben desarrollar en si mismos y en los trabajadores.

La idea que nos hacemos las personas sobre las fases de nuestra propia vida ha experimentado un cambio radical en las últimas generaciones. Mientras que nuestros abuelos no se planteaban alternativa diferente a las tres clásicas fases por las que atravesaban sus vidas (juventud, trabajo y jubilación) hoy en día  las etapas de la vida son más, más variadas, más fluidas y la última etapa, la de la jubilación se prevé que experimente un gran cambio en los próximos años: llegará hasta alrededor de los 75-80 años. En función de nuestra escala de valores y del baremo familia/trabajo encontramos dos modelos de familias: las familias “tempranas” o “precoces” y las familias “tardías que se diferencian fundamentalmente en la afinidad hacia los impulsos básicos de la especie humana:reconocimiento y sentimiento de pertenencia.

¿Cómo influye esta evolución en los departamentos de gestión de personal?

La gestión de personas se convierte en una gestión individualizada de los acuerdos colectivos, a personas con trayectorias personales cada vez más individualizadas con múltiples cambios profesionales, vínculos temporales y dinámica de  variable intensidad.

Cada vez estamos más acostumbrados a que los productos y los servicios que se nos ofrecen nos lleguen con un plus de personalización que los hacen realmente atractivos. Entonces, ¿Por qué esta “customización” no puede revolucionar también la forma en que gestionamos el talento?
El mundo laboral del futuro estará marcado por la gestión individualizada de personas.
“si queremos incrementar la motivación maximizando la productividad es necesario que nos movilicemos
hacia la personalización”. David Smith, autor de “Workforce of One”.
¿Cual debería ser el mensaje a transmitir de una empresa sobre su concepto de reclutamiento? “Te vamos a ayudar a aumentar tu valor de marca personal” y ¿qué debería hacer la empresa si llegado un punto es incapaz de ofrecerle proyectos que supongan retos que permitan aumentar el valor de marca personal del empleado? ayudarle a que lo consigan en otro entorno empresarial; solo así tendremos posibilidades reales de poder contar de nuevo con el profesional cuando tengamos un proyecto que se adapte a su perfil.
En resumidas cuentas se trata de tratar a nuestros buenos empleados tal y como tratamos a nuestros buenos clientes.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s