¿La información a tu alcance, te cuece o te enriquece?

El caudal de la información disponible en redes mantiene un ritmo acelerado de crecimiento, las consultas diarias en la gran biblioteca mundial que es Google se cuentan por miles de millones y cualquiera de nosotros a través de nuestros blogs y comentarios en redes sociales nos convertimos en creadores de contenido y por lo tanto de información. La posibilidad de acceder a gran cantidad de información es una de las grandes virtudes de Internet , sin embargo la información crece con más rapidez que nuestra capacidad de gestionarla y convertirla en conocimiento.

Alfons Cornella introdujo la palabra infoxicación para definir esta creciente incapacidad de procesar y  gestionar el alud de información en que vivimos y que puede llegar a paralizarnos y generarnos ansiedad .

Incapacidad, parálisis, ansiedad…. suena realmente mal pero no nos dejemos aturdir, son solo señales  que nos gritan a adaptarnos a la nueva situación, ya lo decía Darwin “Quién mejor sobrevive es aquél que  más se adapta al cambio”

¿Qué podemos hacer para convertir la abundancia de información a nuestro alcance en conocimiento? Aquí os dejo algunas pautas:

  • Cambio de mentalidad

Alfons Cornella: “…nos vamos a tener que acostumbrar que gestionar información va a ser una parte cada vez más importante de nuestro trabajo. Esto es obvio, yo ya lo hago, en mi trabajo yo me dedico a gestionar información, pero normalmente dedicamos poco tiempo, lo hacemos mal, de manera poco estructurada, y nadie nos forma para saber manejar información. Entonces resulta que como tenemos que dedicarnos a trabajar no podemos dedicarnos a gestionar información. Como si gestionar información fuera un lujo, algo que está además del trabajo, y que nos crea un problema cuando en realidad tendría que ser considerado una parte fundamental de nuestro trabajo. Por lo tanto aquí se necesita un cambio, lo que podríamos denominar esa agenda de la sociedad de la información, en clave personal. Y es que necesitamos métodos y herramientas para gestionar la información, para hacer nuestra vida diaria mucho más cómoda, mucho más fácil de llevar…”

  • Establecer prioridades

En este universo de exceso de información se hace imprescindible tener muy claro cuál es nuestra información crítica, definir unos pocos temas clave y centra la atención en esas áreas, aquellas en las que no podemos no estar informados.

Desechemos la información que nos parezca interesante para más adelante, ya la encontraremos de nuevo cuando la necesitemos, o pasémosla a algún contacto que pueda estar interesado en recibirla.

  • Aprender a buscar y seleccionar la información

Para intentar minimizar la perdida de información establecida como crítica en función de nuestros intereses, es importante elaborar un listado de términos relevantes y combinarlos con operadores de búsqueda.

Google es el buscador más conocido pero es recomendable  probar otras opciones como por ejemplo DuckDuckGo, un buscador muy sencillo que te entrega resultados relevantes y cuya ventaja es la privacidad de tus datos (la búsqueda es anónima). Por supuesto hay muchos más buscadores, algunos son para búsquedas específicas (video, música, imagines, etc.), otros trabajan mejor en ingles. También están los que combinan resultados de otros buscadores. Para ampliar información sobre alternativas a Google te recomiendo leer este post de Ignacio Santiago.

Lo ideal es que esas búsquedas las realicemos de forma persistente a través de sistemas de alertas y RSS que nos avisen cada vez que se publique información relevante para nosotros consiguiendo así que la información venga a nosotros en vez de ir nosotros en su búsqueda. Algunas de las herramientas que podemos utilizar son Google Alerts, Talkwalter AlertsFeedly….

  • Criterio personal

Ahora bien, utilizar herramientas para seleccionar o filtrar nuestro contenido solo será efectivo si aplicamos nuestro criterio personal. Utilizarlas de forma automática o para enviar a ellas contenido sin parar, solo haría más complejo el problema.

La forma ideal de gestionar contenidos para no llegar a la sobrecarga informativa es involucrándonos como individuos en dicho proceso. La curación de contenidos es un equilibrio entre herramientas de filtrado de contenidos y el criterio específico de un profesional de un área de conocimiento.

Por todo esto, se ha venido consolidando la figura del content curator o curador de contenidos que es quién busca, filtra, recopila y comparte a partir de la información que fluye en Internet.

Queda claro, que si bien vivimos en un entorno infoxicado, somos nosotros mismos los responsables de vacunarnos contra este síndrome, siendo más conscientes, críticos y selectivos, y utilizando apropiadamente herramientas de curación de contenidos.

Conocer un tema con cierta profundidad, como expertos o especialistas, brinda un criterio más fuerte a la hora recibir y validar información

 

Fuentes consultadas:

http://www.javiergaravito.com.ve/2016/02/infoxicacion.html

www.infonomia.com/img/pdf/sobrevivir_infoxicacion.pdf

http://franganillo.es/infobesidad.pdf

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s