Aprendizaje: Experiencia + Reflexión

Aprendizaje: Experiencia + Reflexión

La velocidad y la agilidad impregnan nuestro día a día y son las principales fuerzas impulsoras de la mayoría de nuestras organizaciones, vivimos en la época VUCA, donde Volatilidad, Incertidumbre, Complejidad y Ambigüedad del mercado desaconsejan dormirse en los laureles. Este contexto nos lleva a valorar nuestra capacidad de mirar hacia adelante y a descuidar la de mirar hacia atrás. Muchas organizaciones han perdido de vista el valor de la práctica reflexiva como medio eficaz de desarrollo y como manera de identificar dónde y cuándo las cosas han ido mal (y cuándo han salido bien). Sin embargo, una de las herramientas indispensables para el aprendizaje y el desarrollo, tanto en el lugar de trabajo como en nuestra parcela personal, es la reflexión crítica.

John Dewey hizo una importante puntualización cuando afirmó que no aprendemos de la experiencia, sino de reflexionar sobre nuestras experiencias:

We do not learn from experience, we learn from reflecting on experience. – John Dewey

 

Un grupo de  investigadores de la Harvard Business School quisiron comprobar el impacto que produce la reflexión a la hora de aprender y realizaron un estudio basado en el análisis de un grupo de personas que realizaban un programa de capacitación en el marco de su trabajo de call center, repartieron a los participantes en tres grupos:

  •  El grupo 1 dedicó los últimos 15 minutos del día a reflexionar y a escribir sus reflexiones sobre lo aprendido durante el día
  •  El grupo 2 también dedicó los últimos 15 minutos del día a reflexionar y a escribir sus reflexiones sobre lo aprendido y además dedicó 5 minutos adicionales a compartir sus reflexiones con algún compañero de trabajo
  •  El grupo 3 no realizó ninguna reflexión sobre lo aprendido y continuaron trabajando hasta finalizar la jornada, es decir trabajaron 20 minutos más que los demás pero no reflexionaron ni compartieron sus reflexiones

Los resultados demostraron un rendimiento significativamente superior en los integrantes del grupo 1 y 2 en comparación con los del grupo 3 (+22,8%: grupo 1 y +25%: grupo 2).

Algunas organizaciones con visión de futuro son conscientes de la importancia de reflexionar y compartir y alientan ya este tipo de prácticas  facilitando por ejemplo el poder compartir los blogs personales en la red corporativa  o implementando el uso del storytelling. Un ejemplo es Qualcomm, multinacional de tecnología móvil  quien utiliza una exitosa aplicación llamada  “52 weeks” para alentar a los colaboradores a utilizar el storytelling de manera estructurada para reflexionar y compartir información, actitudes y comportamientos en toda la compañía. En un principio comenzó como un correo electrónico semanal para los nuevos empleados y se ha convertido en una recopilación clave de historias y experiencias reflexivas.

Implementar cualquier nuevo hábito no es fácil… requiere una serie de cambios, consume energía y tiempo, requiere disciplina. Sin embargo, las investigaciones y los resultados de las empresas que ya lo están aplicando demuestran cuán beneficioso resulta dedicar tiempo a reflexionar sobre lo aprendido.

 El aprendizaje no sucede espontáneamente, simplemente viviendo. Requiere energía, reflexión, valentía, confianza en uno mismo y apoyo. Es fácil desistir y, por consiguiente, dejar de crecer (Charles Handy)

Ha llegado el momento de HACER, REFLEXIONAR y COMPARTIR ¿te apuntas a seguir creciendo?

 

Listado de fuentes consultadas:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s