El valor de los profesionales bumerán

Los millennials cambian de trabajo un promedio de 4 veces antes de llegar a los 32 años. Es el „job hopping“ o cambio frecuente de trabajo y supone una de las principales preocupaciones de las organizaciones. Mientras tradicionalmente la pertenencia a una empresa con una „marca importante“ era suficiente para motivar a los colaboradoes, hoy los jóvenes quieren un crecimiento y compromiso constante, buscan otras experiencias que están abiertos a adquirir participando en diferentes proyectos y en diferentes empresas, buscan recibir estímuos constantes, participar en la toma de decisiones a través de la inclusión en grupos interjerárquicos, una relación de empatía con compañeros, superiores y reconocimiento público de sus logros.

Alertadas por esta situación cada vez más organizaciones buscan retener y atraer talentos  con „propuestas de valor“ para los empleados, forjándose una marca de empleador atractiva y haciendo partícipes a toda la compañía.

Sin apoyo en los retos de la carrera profesional, los trabajadores más ambicosos pueden sentirse desenganchados y empezar a buscar una nueva posición, incluso cuando otros aspectos como el salario, los beneficios o la cultura de la empresa están de acuerdo con sus expectativas.

Por ello no deberíamos olvidar a los colaboradores que han decidido abandonar nuestra empresa ¿Cómo tratamos a las personas que se van? Es posible que estas personas deseen volver a nuestra organización en un futuro siguiendo la órbita que descibe un bumerán.

Hasta no hace mucho tiempo, las organizaciones se mostraban muy reticentes a volver a contratar a un profesional que se había ido de la empresa y para los profesionales la posibilidad de regresar era un fracaso en su carrera.

Pero las cosas están cambiando, y cada vez más organizaciones no sólo se muestran dispuestas a permitir la vuelta de aquellos que se fueron, sino que la vuelta de los llamados empleados bumerán se tiene por algo muy positivo, con gran valor para la empresa y para la persona que regresa. Son profesionales que tienen un conocimientom profundo de las cultura y de las personas de la organización, de la tecnología y de los clientes, saben cómo funciona la organización por lo que el encaje mutuo está bastante asegurado  y ello supone una oportunidad para aumentar la productividad y ahorrar tiempo y dinero a la compañía.

¿Cómo convertir a tus colaboradores en bumerares?

  • Agradéceles su tiempo
  • Hazles saber que deseas permanecer en contacto con ellos
  • Antes de que se vayan que te cuenten su experiencia para saber que hacer mejor la próxima vez

Busca que se asocie tu organización como un lugar al que la gente vuelve y convierte en embajadores de tu marca también a los colaboradores que se van y si eres un profesional que has decidido marcharte de tu organización recuerda que una salida amable pondrá los cimientos que faciliten la vuelta.  Los profesionales se van, las organizaciones evolucionan y las empresas los recuperan, y con ello ganan tanto las compañías como los profesionales.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s